Feeds:
Entradas
Comentarios

Este pasado domingo he publicado en El Periódico de Catalunya un reportaje titulado Fareros en extinción, que que podéis leer aquí en PDF. Lo he subido para explicaros la historia de un reportaje cuya idea original puede variar hasta llegar al resultado final.

 La idea surgió en la comida con un amigo en un pueblo de Tarragona en la que me explicó que conocía a unos hermanos fareros que vivían en el único faro habitado aislado de verdad, es dec ir, construido en una isla. La incomunicación provoca que tengan que llevarles los víveres en barca una vez a la semana. La historia era realmente auténtica. Tanto, que me puse a trabajar de inmediato en la producción.

El primer problema fue localizarlos. Ya no existe un organismo único de fareros, como el que dependía antes del Ministerio de Fomento, sino que ahora dependen de las autoridades portuarias de toda España. Después de numerosas gestiones, di con la jefa de los hermanos fareros, quien me desveló que ellos no han concedido jamás una entrevista ni han aceptado reportaje alguno. De nada sirvieron mis argumentos: documentar una profesión en extinción, dejar un recuerdo para ellos y sus descendientes, homenajear un trabajo duro y esencial para los hombres y mujeres de la mar… No hubo manera.

Pero para llegar hasta los hermanos fareros aislados tuve que pasar por un nombre, Miguel Sanz, el farero de Mesa Roldán, en Almería, autor de varios libros sobre faros, profesor e investigador. Al acercarme a él descubrí que su historia tampoco tenía desperdicio. Hace 20 años dirigía un bar musical en plena movida madrileña, su mujer quería ver el mar y dejar Madrid y él se propuso satisfacer sus deseos. ¿Cómo? Presentándose a una oposición de técnico en señales marítimas, oficio más conocido como el de farero o torrero. Y así nació el reportaje .

Las fotos, excepcionales, son de Miguel Lorenzo, fotógrafo colaborador de El Periódico de Catalunya, quien a mi parecer ha sabido lograr ese punto intimista y costumbrista del reportaje, que empezó siendo la dura vida de unos hermanos y acabó descubriendo a un investigador mundial de fareros.

Espero que os guste el reportaje. Y agradeceré muchísimo vuestros comentarios.

El despropósito de la SGAE por fin ha salido a la luz con su verdadera cara. No podía ser de otra forma. La detención de Teddy Bautista y su banda, de músicos, claro, pone en evidencia un sin fin de irregularidades y abusos que durante años han intimidado a miles de personas en este país.

El 6 de noviembre del 2009 (¡cómo pasa el tiempo!) tuve la suerte de recibir en El Periódico una carta de un peluquero de L’Hospitalet en la que denunciaba que la SGAE pretendía cobrarle por tener puesta la radio en su  local. Aquella entrevista con el peluquero provocó un alud de quejas y destapó las prácticas de esta organización que, bajo la máscara de defender los derechos de los autores, irrumpía en las tiendas para comprobar si la radio estaba puesta y perseguía colegios, compañías de teatro de aficionados, fiestas mayores… en busca de sus melodías.

Cuando intenté investigar este afán recaudatorio de la SGAE me adviritieron de que tuviera cuidado porque la Sociedad General de Autores disponía de los mejores bufetes de abogados de España y no iba a permitir que nadie cuestionara sus actuaciones.

Así me tuve que resignar a aceptar como ‘legal’ que la SGAE dispusiera de una especie de vendedores comerciales que, a cambio de una comisión, irrumpían en aquellos lugares donde sonaba música para reclamar su ‘impuesto’.

Como si fueran siniestros ‘cobradores del frac’ perseguían a los afectados y les entregaban fotocopias de documentos oficiales para intimidar y hacerles desistir de oponerse a pagar so pena de complicarse la vida.

Al final se ha descubierro que no todo estaba limpio en esa gigantesca máquina de generar dinero… Esperaremos a que la justicia acabe de actuar y coloque a cada personaje de esta trama negra en su sitio.

Hay quien cree lícito que los autores cobren pero… ¿cada vez que suene su canción? ¿Hasta en una fiesta de colegio o en una boda? Es como si tuviésemos que pagar al arquitecto Nouvell cada vez que fotografiáramos la maravillosa Torre Agbar de Barcelona o a Calatrava cuando pasáramos por cualquiera de sus futuristas puentes.

La creación es arte y el arte no puede vivir a costa del chantaje. Los músicos tienen muchas vías de ingresos. Si una ley les ha permitido a cantantes y compositores exprimirnos, espero que otra ley ponga las cosas en su sitio y se corrijan los fallos cometidos.

El arte y los derechos de autor son o deben ser otra cosa.

Algunos participantes del #breakoutBeceite, en el salón del hotel La Fabrica de Solfa.

Algunos participantes del #breakoutBeceite, en el salón del hotel La Fabrica de Solfa.

Esta semana he tenido el gustazo de asistir a mi primer breakout, encuentro de profesionales lejos de su lugar de trabajo para debatir y twitear conclusiones. En #breakoutbeceite había que hablar del turismo 2.0 y nos sentaron en torno al hogar del hotel con encanto La Fábrica de Solfa, de Beceite (Teruel), a profesionales del turismo, internet, prensa y comunicación en general.

Surgieron conclusiones interesantes como que internet permite la democratización del turismo gracias sobre todo a la libertad de opinión en la red. Además, los pequeños hoteleros pueden ahora darse a conocer como los más grandes gracias a foros, blogs y otras webs, pero sobre todo con la complicidad de la voz de sus usuarios agradecidos esparcida por los tripadvisors, los minube, los booking, etc.

 Y el periodista, ¿ahora qué? Por que antes bien que podía participar en pesebres todo incluido para degustar viajes de ensueño y luego explicar las excelencias del destino sin atisbo de crítica. Pero esto se acabó. Las grandes compañías aéreas, las enormes cadenas de hoteles y hasta los pequeños hoteles se han dado cuenta de que la opinión del usuario particular o la del bloguero apasionado es más creíbles.

 ¿Hasta cuando? Pues hasta que, como ha ocurrido en otros sectores, la avispada (por los aguijonazos) industria también fagotice a los casi profesionales del blog de viajes con obsequios como periplos de lujo y ensueño con todo pagado.

Pero al que no podrán comprar, mal que les pese, es al usuario de a pie, al que, encima, tendrán que dar mejor servicio si realmente desean que su nombre se expanda con honores por los confines de la red. Es lo que tiene la democratización. Afortunadamente.

Me acaban de pasar de Gesop (Gabinet d’estudis Socials i Opinió Pública) un Estudio sobre el uso de internet en Catalunya . Y hay unos cuantos datos interesantes. A saber:

– El 33% de la población participa en alguna red social. Hace uno año eran el 24%.

– De ellos, el 98% tienen cuenta en Facebook. La demás redes sociales van a muchisima diferencia: Youtube (7,7%), Twitter (7,3%), Tuenti (5,7%), MySpace (3,5%), Hi5 (3,1), Fotolog (2,6)…

7,3Y otro dato interesante. El ocio, el viaje y los alojamientos turísticos centran las búsquedas de información en la red. Suponen prácticamente la mitad.

Gesop  todavía no lo ha colgado el estudio en su web. Que lástima que no se conecten tanto como describen que lo hacen los usuarios…

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: ¡Este blog está en fuego!.

Números crujientes

Imagen destacada

Un Boeing 747-400 transporta hasta 416 pasajeros. Este blog fue visto cerca de 2,500 veces en 2010. Eso son alrededor de 6 Boeings 747-400.

In 2010, there were 17 new posts, not bad for the first year! Subiste 20 imágenes, ocupando un total de 3mb. Eso son alrededor de 2 imágenes por mes.

The busiest day of the year was 3 de junio with 224 views. The most popular post that day was ¿Qué piensas si te dicen: ‘Te la vas a comer doblada’?.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran meneame.net, facebook.com, enfocant.blogspot.com, ramonlobo.com y obama-scandal-exposed.co.cc.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por metatecla, te la vas a comer doblada, la metatecla, oscar hernandez periodista y comer doblada.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

¿Qué piensas si te dicen: ‘Te la vas a comer doblada’? junio, 2010
5 comentários

2

Cómo el dibujante de ‘El Jueves’ Carlos Azagra me salvó la entrevista diciembre, 2010
2 comentários

3

Los casi imposibles titulares de prensa de 13 palabras marzo, 2010
3 comentários

4

Quién soy marzo, 2010

5

David Simon, creador de ‘The Wire’, dice avergonzantes verdades sobre el periodismo en ABC.es julio, 2010
2 comentários

Hace unos años publiqué en un blog anónimo firmado como Luciérnago (ahora ya ha dejado de ser anónimo, ja ja ja ), la historia de una ciclista a la que encontré ensangrentada en el centro de Barcelona. Hoy he recibido una carta de ella, pero os lo explicaré en el próximo post. Mejor que primero leáis aquella historia del 2006:

 

23 septiembre 2006

LA CICLISTA ENSANGRENTADA

Hola. Hoy estreno este blog para dejar constancia de las mil y una historias con las que a causa de mi trabajo o, muchas veces, por mi actitud curiosa y expectante, me he topado. Algunas os podrán parecer increíbles, os sonarán a leyenda urbana.

Sin embargo, os doy mi palabra (escrita, además) de que todas, absolutamente todas, son ciertas. Sólo cambiarán los nombres de los protagonistas, a veces el de los lugares y algunas, sólo cuando mi memoria me falle, las de las fechas. Pero la esencia, el alma, de cada una de estas historias será tan real como este blog.

Gritos de ayuda

Una noche cualquiera. Sobre las tres de la madrugada. Este luciérnago que os escribe paseaba por la Gran Via de Barcelona en busca del autobús nocturno que me devolviese a casa. Caminaba a paso ligero (sólo pasa un bus cada hora y no soy masoca).

Al girar por el paseo de Gràcia hacia la plaza de Catalunya comencé a escuchar unos gritos a mi espalda. “Un médico, por favor. Ayuuudaaa”. Al girarme, la vi: joven, unos 25 años, morena. Caminaba hacia mí tambaléandose empujando con las manos una bicicleta. La gente ( a esas horas apenas cinco viandantes) se apartaba de ella. No comprendí por qué hasta que le vi la cara absolutamente ensangrentada.

¿Cámara indiscreta?

En ese instante te pasan un montón de ideas por la cabeza. ¡¡Alerta!! ¡¡Situación de riesgo!! Primero miré alrededor en busca de alguna poco inoportuna cámara indiscreta. Nada. Luego busque tras los coches, en los portales o debajo de un contenedor, que no hubiera un compinche de la presunta ciclista ensangrentada esperando para abalanzarse sobre mí y desvalijarme. Nada. Sólo entonces (fueron 3 ó 4 segundos) me acerqué a ella.

La cara estaba tan embadurnada de sangre que realmente parecía un maquillaje. Pero al poco rato ví en su frente una brecha de la que manaba el falso tinte. “He chocado contra un árbol, ayúdame”. La coloqué con delicadeza sobre un banco y llamé al 112.

Acababa de cantar

La bicicleta quedó en el suelo, sobre las baldosas diseñadas por Gaudí. Me contó que se llamaba Ana, que era cubana y que acababa de actuar en un pub cantando merengue patrocinada por una marca de ron. Confesó estar tan bebida que no vio el alcorque, donde se metió la rueda de la bicicleta justo antes de que su cabeza se estrellara con un muñón del gigantesco plátano de la Gran Via.

La ambulancia ya estaba llegando. Primero la sirena y poco después las luces naranjas destellantes. Justo al revés que los truenos, que primero se iluminan y luego se sienten. Ana se dejó acompañar por los sanitarios y justo antes de ser introducida en la ambulancia me dio su número de móvil y miró de reojo hacia la bicicleta. “Tranquila, no te preocupes. Yo te la guardo”, le dije.

Manos ensangrentadas

La ambulancia desapareció por la ronda de Sant Pere. Yo perdí el bus nocturno y tenía una hora por delante. Cogí la bicicleta y comprobé que el volante estaba suave, casi viscoso. Miré mis manos ensangrentadas. Me había convertido en cómplice de algo ¿siniestro?. No podía pedalear porque la rueda delantera estaba abollada.

Empujé la bicicleta hasta la empresa en la que trabajo y le pedí al vigilante que me abriera. Me miró sorprendido. Primero la cara, luego la bici y, después, y durante interminables segundos, mis manos rojas. “Verás, es que iba yo por el paseo de Gràcia y…”.

 

Carlos Azagra, en su estudio. FOTO: JONATHAN GREVSEN / EL PERIÓDICO

Carlos Azagra, en su estudio. FOTO: JONATHAN GREVSEN / EL PERIÓDICO

 

Cuando me adjudiqué la entrevista al dibujante Carlos Azagra para el suplemento Distritos de El Periódico de Catalunya, lo hice con la ilusión de aproximarme a un personaje carismático y simpático, cínico y comunicativo, abierto como sus criaturas de El Vibora o El Jueves.

Llegué hasta la dirección de su vivienda en el barrio de La Pau de Sant Martí, en Barcelona, con el tiempo justo. Subí hasta su piso, en una escalera de barrio obrero de los 70, tranquilo, pues ya había leído algunas entrevistas suyas así como las piezas de documentación de nuestro archivo.

Pero al sentarme en la mesa de su comedor –en su minúsculo estudio/despacho no había sitio para que pudiera tomar notas– me asaltó el pánico escénico. Ocurrió exactamente tras la segunda pregunta, la que me confirmó que todas sus respuestas serían igual de breves y concisas. Tras responder, emergía un silencio molesto en el que yo intentaba buscar la siguiente pregunta. A veces él me daba pie, pero otras, la mayoría, ya había respondido de forma tan clara y contundente que me desarmaba.

Cuando me despedí de él y le dejé delante del objetivo del fotógrafo Jonathan Grevsen, yo sólo había llenado un par de folios con sus respuestas  y temía no tener material suficiente. Y al día siguiente, delante de la página virtual en blanco de mi ordenador, el miedo  casi me paraliza. No podía llenar todo ese espacio con tan breves respuestas…

Pero se produjo el milagro. Al releer mis notas comprobé que cada respuesta de Azagra a mis torpes preguntas constituían un titular. Fue breve porque  lo decía todo en escasas palabras y no se iba por las nubes, no hacía falta. Y no me sobró ni una sola declaración.

 ¡¡ No me lo podía creer !! Acababa de descubrir que no sólo hay una raza de entrevistadores, de la que desgraciadamente no formo parte, sino también una especie peculiar y genial de entrevistados que te hacen quedar bien sin apenas esfuerzo.

Gracias, Carlos, por tu sinceridad, tu sencillez y tu claridad. Han sido ellas las que hacen brillar esta entrevista, en la que yo desaparezco mientras tú perfilas mi página con la misma brillantez con la que ensalzas tus humildes personajes en los cómics y en los cientos de carteles reivindicativos que has ilustrado. Aprendí mucho contigo en esos apenas una hora. Y todavía me resuenan algunas de tus contundentes ideas.

No es mi primera entrevista, pero sí de la que estoy más orgulloso. Y no por mí, sino por el entrevistado y, sobre todo, sus palabras claras y rotundas, breves pero magníficas. Sabias, elocuentes y modestas. Como Azagra.

Dibujo de Carlos Azagra. FOTO: ENTRENOMADAS.WORDPRESS.COM Dibujo de Carlos Azagra. FOTO: ENTRENOMADAS.WORDPRESS.COM