Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘redacción’

No me lo podía creer. Le encargué a una de las becarias del diario en el que trabajo que hiciera una información. Como tardaba demasiado en acabarla, le pregunté si tenía algún problema y me contestó: “No, sólo me falta el título, pero es que es difícil hacerlo de 13 palabras”. Yo preplejo le pregunté: “¿Y para qué lo quieres de 13 palabras?”. “¿No tienen que ser siempre así?”, insisitió ella.  “Mi profesor de Periodismo dice que siempre deben de tener 13”, añadió.

Me quedé pasmado. Otra becaria de la misma universidad  privada y catalana Ramon Llull  agravó mi estado en cuanto me soltó: “Sí, es verdad. Yo también he tenido este profesor y si no haces los títulos de 13 palabras, te suspende el ejercicio”. No importa ni el tamaño del titular, ni el número de columnas de página de diario que ocupen. Han de ser de 13 palabras.  “Preposiciones incluidas”, me aclaran.

Y yo, después de más de 25 años titulando en diarios, descubro ahora la verdadera esencia de los titulares de prensa de manos, o de la palabra, de dos alumnas aplicadas confundidas por un profesor ¿periodista?. Para él, no importa tanto que el título sea impactante, claro, veraz, contundente, sencillo… ¡¡ deben de tener 13 palabras !!. Aunque los alumnos pasen horas peleándose con él para cuadrarlo.

He estado a punto de poner aquí el nombre del profesor en cuestión, pero antes preferiría hablar con él. Le preguntaría si es supersticioso o si arrastra algún tipo de trauma…  Mientras, he hecho algo más sencillo. He buscado “titular 13 palabras ” en Google y me encuentro con unos apuntes universitarios en los que se dice que “los titulares interpretativos son más flexibles, y permiten hasta 13 palabras”. Al menos este profesor (igual es el mismo) precisa el “hasta”, es decir que slos títulos pueden ser de menos de 13. ¡Ufffff! . De locos.

Read Full Post »

En la redacción de un conocido diario español una campana suena al menos dos veces al día, a las 11.30 de la mañana y a las 6.30 de tarde. Al oírla, una veintena de jefes de área abandonan sus puestos y se dirigen a lo que muchos llaman la Pecera, una gran sala ubicada justo encima de la redacción donde se celebran los consejos para debatir qué noticias recogerá el diario y, por la tarde, cuáles irán en portada.

Cada vez que un grupo de estudiantes visita la redacción, recorren esta gran sala, entonces vacía, y una guía les explica cómo funciona este órgano de decisiones. Pero si el visitante es una personalidad, incluso puede participar de oyente en estas reuniones que preside el director. Así ha ocurrido en los últimos años con el Príncipe Felipe, Teresa Fernández de la Vega, Mariano Rajoy, etc… Es como si esas cumbres informativas casi secretas sólo estuvieran reservadas a unos pocos elegidos.

Pero hoy, uno de los diarios más influyentes del mundo y puntero en periodismo digital, el New York Times, ha publicado un vídeo de su consejo de redacción o reunión de portada. El objetivo es enseñar a sus lectores cómo se deciden los temas que va a tratar el rotativo, ya sea en su versión de papel o en la web. El vídeo incluye la reunión del director con los subdirectores y redactores jefe, una conexión con el jefe de la redacción de Washington en videoconferencia y entrevistas a algunos de los que elaborarán las informaciones.

Seguro que iniciativas como ésta, que ahora se ofrecen en abierto, acabarán incluyéndose en un paquete de servicios de pago, como un valor añadido a la información. Pero de momento constituyen una ventana interesante que permite comprobar como un gran periódico alardea de su prestigio, presume de rigor y se adecúa a internet.

Los lectores no pueden intervenir en los consejos de redacción del NY Times. Y hay otro importante detalle que desanimará a los periodistas inseguros que necesitan chafardear siempre qué da la competencia antes de decidir ellos mismos sus noticias: las reuniones del staff del  Times se emiten en diferido, al día siguiente, una vez publicada su versión de papel con exclusivas incluidas.

Read Full Post »

En las redacciones de los diarios de papel todavía están muy susceptibles con las informaciones que publican sus compañeros de online en la página web.  Eso provoca de vez en cuando enfrentamientos. Pero los periodistas que vuelcan los contenidos en la web están ya acostumbrados a moverse entre esas aguas, entre el purismo informativo de lo que debería ser noticia y entre lo que realmente sorprende y provocará un incremento de entradas. Y no es tarea fácil. Porque la web de un  diario debe responder a la imagen de marca creada por esa cabecera a lo largo de los años, pero también evitar alejarse de la evidencia: la gente entra a mirar las noticias que le interesan, y ese interés ya no lo configura el periodista.

Ese cambio explica muy bien fenómenos como el de la mujer china a la que le salió un tumor benigno en forma de cuerno en la frente. La noticia, ¿deberíamos calificarla de ‘frikie’?,  llegó por teletipo, uno de los cerca de 3.000 que inundan cada día los diarios, y fue recogida por numerosas cabeceras. Es una historia nueva, original, sorprendente, curiosa y, además, ¡¡ disponía de ilustración!! . Y  la respuesta no se hizo esperar. Los clicks se dispararon y el cuerno de la enciana encabezó, con mucha diferencia, la lista de las noticias más leídas del día.

Su éxito demuestra que a veces lo que los periodistas de corbata consideran noticia no es siempre lo que más interesa. El periodista de El País Ramón Lobo tiene una teoría curiosa: “Para medir el interés de un diario hay que contar cuantas corbatas aparecen en sus fotos y dividirlas por el número de páginas; cuanto más alto es ese índice, menos interés tiene”.

Read Full Post »

.

Esta semana se ha realizado en Huesca el Congreso de Periodismo Digital. Y ya van 11. Cuando en las redacciones de los mayores diarios del país ejecutan la integración de las redacciones analógicas y digitales con planes espectaculares, y la profesión se juega su futuro mirando a la web pero sin dejar de soltar el papel, los periodistas de oficio y vicio brillaron por su ausencia en el Palacio de Congresos.

Había muchos asistentes, unos 400, pero la mayoría eran alumnos/as de periodismo ávidos de actualizar sus conocimientos, pero también de escaparse en una excursión de dos días a la capital pirenaica. ¿Pero dónde estaban los periodistas veteranos de las principales cabeceras? ¿Apoltronados en sus sillas giratorias para evitar que la revolución tecnológica se las arrebate?

Se notó su ausencia. Tal vez por ello las ponencias sonaron más a clases magistrales a ilusionados futuros periodistas que a la esperada puesta en común de experiencias ante la revolución que ya nos engulle. Una pena. Como lo fue también la deficiente cobertura digital en la sala, para vergüenza de Telefónica, uno de los patrocinadores.

Pero no todo fue criticable, aunque tienda a resaltar lo negativo cumpliendo la máxima de que si hay conflicto hay noticia. Una ponencia brilló sobre las demás, la de las nuevas redacciones integradas. Pero eso lo dejo para el próximo post.

Read Full Post »